Encanto - UNAS POEMAS MÁS
1

UNAS POEMAS MÁS

Juan Rumi
MÙSICA

Todos a ti llegaremos
vencidos
o después del tiempo
igualmente
vencidos
todos en ti llegaremos.

*****

Jacinto Celemín
POEMA INACABAT

El día huye del almanaque retorciendo pezones verdes mientras gotas de leche caen al pie de la higuera entre las plumas de los canarios marrones. Es agosto. En el puchero de barro, las lentejas juegan a los delfines con la zanahoria y el ajo, a la vez que una columna de hormigas baja bajo la tierra buscando sombra y no la haya. Es agosto. Virgen y casto. El agua traída de la fuente esta seca como harina de artesa y las cigarras mueren en el aceite de la tarde. El mar, ofendido, escupe sobre el rebalaje invertebrados bustos de corcho obstinados en crucificar al deseo cual vejiga de cabra musical. 
Yo, una vez más, desando las escaleras de la noche, peino la brisa con la sábana y mientras mis párpados aletean como una mariposa que liba, construyo versos sin rima:

hoy te vi, a lo lejos, esperando que llegara

*****

Música y texto de Luis Fiestas
POEMA

I.    Soy tu sueño, amada.
Envuelto en un manto de viento,
vengo a cantarte.

II.    Libre del tiempo,
duermes, amada mía.
En el arrullo del cosmos,
sueñas…

III.    Sueña con la fiesta de los pueblos,
sueña con el baile y la alegría.
Corre, ríe, goza,
canta el canto de la vida!

IV.    Ay, de la soledad!
Ay, de la distancia!
Ay, de mi yo lejano!
Como una estrella,
brillo en el firmamento
    y no me reconoces.
Te canto al oído
    y no me escuchas.
Ay, de la soledad!
Ay, de la distancia!
Ay, de mi yo lejano!

V.    Cómo poder decir
tus labios,
tos ojos sonrientes.
Cómo decir tu belleza,
(sueño amable,
agua en el desierto)

Cómo poder!

Porque el verbo se me ha ido
y decir ya no es decir, 
es el espejo de lo dicho.
Y mis palabras y pensamientos
se han vuelto ilusión.

Disgréguese mi alma en un baile solitario
y vuelva a nacer!!

Porque el verbo se me ha ido
y decir ya no es decir,
es tan sólo el espejo de lo dicho…  

VI.    Duerme,
sueña, amada,
hermosa  en tu inocencia.
Mañana no recordarás 
la caricia de mi beso.

Si miras las estrellas y la luna,
quizá estaré allí.
Si miras el océano y el desierto,
tal vez estaré allí.

Duerme amada mía,
hermosa en tu inocencia.
Aunque te amo,
no puedo quedarme….

*****

 

Juan Rumi:

ACCIÓN DE GRACIAS
Al hombre 
que muere de sed 
y bebe con dignidad 
un vaso de cerveza. 
Al hombre 
que ha fundado su soberbia 
clavando el dedo sobre un mapa 
y se fuma sus días lentamente. 
Al hombre trabajador 
que ha pesar de su cansancio 
debe rosear con insecticida 
a la obstinación de las hormigas. 
Al hombre que con su amargo rostro 
se defiende valerosamente de los niños. 
Al hombre que estima profundamente a su peine 
o se cae todos los días 
al fondo abismal de sus bolsillos 
o resucita cada mañana. 
Al hombre debo darle gracias 
por el terror que le tiene al silencio... 
Debo al hombre darle gracias por el fuego, 
lumbre sin la cual no habría encendido mi vida. 

SOMBRA DE OLVIDO
Florecillas aladas que la última primavera sembró
frutos que endulzan el aire fresísimo del verano
explosión de vida en cada brizna
aquí la luz rompe toda noche.

Escuchad… silencioso camino
un ruiseñor muere
sombra de olvido
madre tierra lo abraza
cobijado sueño.

Díganle florecillas
díganle
fresas que perfuman este bosque de sombras
díganle
aquí duerme su corazón en el mío guardado
de pie todavía
de pie para volar
de pie para cantar
de pie
    latido
        furioso
            de amar.

*****
Unas poemas de Arturo Corcuera
NOÉ DELIRANTE

I  FÁBULA DEL SÚPER RATÓN MICKEY, TENEBROSO AGENTE DE LA CIA 
Mickey,
súper, núbil, candoroso
y giratorio ratón
manejado a control remoto,
cibernético digitígrado
con alas plateadas
de helicóptero.

Cinta magnetofónica y ojo
mágico en la cabina
del jet, en 
los armarios, en
los teléfonos, con cámara
fotográfica, Mickey,
en el cajón, merodeando
con lupa en el tejado.

En este ratón, ¡miau! ¡miau!
hay súper gato encerrado.

II  FÁBULA DEL ÁGUILA Y UNO DE SUS MIL DISFRACES 
Emponzoña,
acosa y asesina
a pico y uña taladrando
las entrañas del Globo.

Para atenazar su presa
y digerir el robo,
se hace pasar el Águila
por la Gallina 
de los Huevos de Oro.

III  FÁBULA DEL ESPANTAJO 
¡Cómo
llora
en silencio el espantajo
con
lá-
gri-
mas
blan-
cas
que
le
ha
pintado
un pájaro!

IV FÁBULA DE LA GOLONDRINA Y EL CIENPIÉS 
En el lento invierno
o blanco verano,
don ciempiés
está todo el tiempo
mustio y desolado

Cierta vez
una golondrina
lloró en los tejados
al ver en la vía
tantos pies descalzos.

V FÁBULA DEL ESCARABAJO 
Le huyen todos los saltamontes.
Las arañas detienen
minúsculos talleres

Las cigarras enmudecen
mientras irradia sombras.

Burgués contaminado,
escaravaro
escabizbajo,
lleva un mundo en sus manos,
maese escarabajo.

VI  FÁBULA BIOGRÁFICA DEL ZANCUDO
Noctámbulo y sinuoso   
emblema de la parca,    
arrastra mala fama   
en toda la comarca.

Por su sed insaciable   
y su cárdena renta:    
espectro de oligarquía

No vive de sus manos,   
colérico y picudo,   
sorbe la sangre ajena   
el fúnebre   
zancudo

VII FÁBULA DE LA ARAÑA OBRERA 
Humildísima,   
sin palillos,   
sin taller,    
hila,    
teje,  
la araña   
mal remunerada.

Parte es   
de la pared   
hasta que llega   
la espada.

VIII  FÁBULA DE LA CAMARADA ABEJA 
La abeja que madruga a libar flores…Góngora

Solícita,
gustando flores,
disipas   
la vida amarga,
camarada abeja.

Te gana 
tu amor profundo.

Comparto,
obrera,
tu sueño,
tu afán
de endulzar el mundo.

IX FÁBULA MÁGICA DE LA GUITARRA 
De su ancestral regazo   
ramas ni pluma añora
sólo reclama brazos.   

Pájaro   
que se convierte en árbol   
para levantar su nido.   

Árbol   
que se transmuta en pájaro   
al primer sonido

A Luís Alberto Peláez
***

X DE ÁRBOLES Y TRENES 
1  Un caballo al galope
es menos veloz que un árbol
mirado desde un tren en marcha
2  Los árboles y los trenes
nunca se pondrán de acuerdo:
cuando el tren va a la ciudad
los árboles están de regreso.

XI DE AGUAS Y PARAGUAS
(Pequeño diluvio)
Como copie a la nube
su forma de llover,
la cebolla va a obligarme
a comprar un paraguas.

(Libertad provisional)
Cuando llueve
todos quedamos enjaulados
¿Ni el paraguas 
puede liberarnos?

XII CIELO Y RÍO
(variaciones)

(Lluvia)
A las alturas 
del cielo 
le debe el río 
su profundidad.

(Destino)
Cielo y río 
van juntos 
a confundirse 
en el mar.

(Unión)
Por más que se aleje, 
jamás el cielo 
se separa del río.

(Temor)
De tanto bañarse
en sus aguas el cielo
teme ahogarse en el río.

(Primavera)
Por las noches
se mira el cielo
en el río que corre
cargado de estrellas.

XIII FÁBULA DE LA LUCIÉRNAGA Y SU SUEÑO TERRORÍFICO

 1
Diamante en trizas 

Semáforo diminuto
que señala el rumbo 
de las libélulas.

Posada sobre un madero
cantas intermitente,
astilla de lucero.
 2
Errante linterna
de los atajos

Pavor 
la luciérnaga
sintió entre las vides,
soñándose en brazos
del matacandiles.

XIV  JUEGO DE LUCES 
La luciérnaga asesina
amenaza con lanzarse
a un tanque de bencina.

¿Al darse sus zambullidas
bajo el agua las luciérnagas
continúan encendidas?

XV  FÁBULA DEL POZO DE LOS SUEÑOS 
Tiene sed de alzar el vuelo
y en una embriaguez de estrellas
sueña que ha llegado al cielo
el pozo de los sueños

XVI  CICLOS DE LA VIDA 
Vuelve todo a la tierra,
nuestro cuerpo,
los pájaros,
el polvo de las estrellas.

Retornan a la tierra
otros cuerpos,
otros pájaros,
otras estrellas
que iluminan nuestros cuerpos
soñando bajo la tierra
mientras callan los pájaros.

XVII  OTOÑO NOCTURNO 
En noches de insomnio
el oído atento,
impaciente el corazón,
escucho el llamado
persistente,
cada vez más cercano,
de las raíces
 y los muertos.

XVIII  LO FATAL 
Por este arisco atajo
–oh hueco negro– adónde iremos,
de qué estrella venimos,
el Arca que nos trajo
dejó caer sus remos,
aún no llegamos y ya nos fuimos.

Coda (repetición del preludio)

COLOFÓN
1. Aquí encalla el arca de Noé delirante.
2. Libertad es irradiar salud en su doble sentido espiritoso, es expresarnos aún con la boca cerrada en la que no entran moscas (en estos tiempos ni los frejoles).
3. Delirio de libertad es el delirio de Noé. Todo tiende a tener alas o a soñar (es lo mismo).
4. Cuando digo libertad sé perfectamente bien lo que digo. 
5. Cierro este libro sin vencer ni ser vencido en esta mi guerra de Treinta Años con la página en blanco –estepa solitaria por la que anduve, ¡ay de mi!, solo, sonámbulo y delirante–, yo, Noé, el menos justo y perfecto de los mortales. 

*****

Texto: Jacinto Celemín
TODO O NADA

Un día nocturno, prendió el vuelo hacia los cimientos, por el río de cantos de ébano, rodeado de alambres de oro, entre cruces sin ramales. El cazador de alforja había vuelto con un maná de peces y escalofríos. Una lombriz señalaba el centro del círculo sobre la circunferencia. El muerto respiraba ya a grandes bocanadas de vacío. Cuando la marcha nos hizo finalmente descansar, tuvimos el valor de sentarnos y al despertar, nuestros ojos se cerraron y el alba volcó sobre nosotros los tanques de la noche.
La lluvia nos secó. 

*****

1

Comment

  • Comment by Luis Ayala H. on 26.6.2015 17:32

    Mil gracias por este especial obsequio poético. Felicitaciones a todos. Y a Luis y a Laura cuánto les recuerdo. Un fuerte abrazo. Mi E-mail: dirayalahe@hotmail.com (pruebo encontrarles) Con un saludo especial y siempre deseándoles muchos éxitos.

Post a comment